hipoteca

En la actualidad,  son cada vez más numerosos, los  colectivos de personas afectadas por una hipoteca, con la ya famosa clausula suelo. Así, se  están reclamando a las entidades bancarias su anulación y la consecuente reducción de las cuotas hipotecarias,  así como la devolución de las cantidades que ya han sido abonadas al banco indebidamente y que han de ser devueltas por este.

¿A que es debido este comportamiento?. La respuesta es muy fácil: La mayoría de los juzgados de lo mercantil de primera instancia están reconociendo que, efectivamente los clientes tienen razón,  que han pagado de más al Banco y que ese dinero debe ser devuelto y reducido el importe de las restantes cuotas hasta el final del contrato de hipoteca, tal y como resultaría si esta cláusula no hubiera sido puesta.

Todo tiene su origen en la famosa sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 en la que, siguiendo la misma línea del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, considera como abusiva esta práctica de los bancos de introducir en sus contratos de hipoteca un límite mínimo al tipo de interés, de tal forma que, al sobrepasar el tipo de referencia Euribor ese mínimo, el cliente no pueda pagar menos, sino como poco ese interés mínimo, y claro, al concurrir en el mercado las circunstancias que llevaban a que efectivamente el cliente debía de pagar menos, el límite impuesto por el banco lo impedía.

El hecho de que el banco cobre un precio por el préstamo que da no debe implicar en ningún caso que éste pueda imponer cláusulas abusivas a sus clientes que le lleven a pagar un sobreprecio por encima de lo demandado en el mercado.

Algunas entidades bancarias han apaciguado el tema, aplicándoles desde la fecha de la sentencia del supremo, y de forma retroactiva, la nulidad de la cláusula suelo, devolviendo las cantidades indebidamente cobradas desde esa fecha. Sin bien esta formula ha conseguido, insisto “apaciguar” a ciertos clientes, no es menos cierto que con ello han conseguido que la avalancha de demandas se parara.

Así, no por ello se ha renunciado al derecho de reclamar como no puesta la cláusula suelo de las hipotecas afectadas, siendo del todo correcto reclamar al banco la nulidad expresa de la cláusula de su hipoteca, consiguiendo así que le sean devueltos los intereses indebidamente cobrados desde el inicio de la vida de la hipoteca y no desde la fecha de la tan cacareada sentencia del Supremo.

Por ello es aconsejable solicitar la nulidad expresa de su cláusula suelo.

Si necesita más información sobre este asunto puede visitarnos en http://www.fernandezlopezabogados.es