El ministro de Justicia, Alberto-Ruiz Gallardón, ha asegurado que con el proyecto de reforma de la LOPJ no desaparecerá sede judicial alguna y ha afirmado que la reforma que el Gobierno pondrá en marcha permitirá mayor “flexibilidad” y más eficiencia en el sistema.

Ruiz-Gallardón, quien ha participado en el ‘Ciclo de la Justicia’ de El Norte de Castilla, ha asegurado que “apuesta” por la continuidad de “la totalidad” de las sedes judiciales y ningún municipio las perderá.

En esta línea, cree que se ha confundido la propuesta del Consejo General del Poder Judicial en la que se proponía la reducción de partidos judiciales con la del Gobierno o de los expertos a los que se ha consultado para abordar esta reforma, para la que en octubre se pretenden presentar los anteproyectos de ley del Poder Judicial y de la ley de Enjuiciamiento Criminal.

Aunque en octubre se presentarán las propuestas del Gobierno, de acuerdo con las que realicen los expertos, el ministro ha insistido en que “no desaparecerá ni una sede judicial”, algo en lo que ha afirmado que “no hay matices”.

Ruiz-Gallardón ha defendido las propuestas de los expertos y ha abogado por la creación de los “tribunales de instancia”, que coincidirán con las provincias, y que asumirían las funciones de las audiencias provinciales y de los juzgados unipersonales, de manera que todos los jueces de una misma provincia formarán parte de ellas.

Sin embargo, ha aclarado que no dejarán de trabajar en sus sedes o de forma individual, pero de esta forma se establece una flexibilidad, que considera que es lo que se necesita frente a la actual “rigidez” debida a una territorialidad en el ámbito civil y penal.

Una vez creados estos tribunales, serán las salas de gobierno de los tribunales superiores de Justicia, de acuerdo con las comunidades autónomas, las que determinarán qué uso se da a las sedes judiciales.

De esta forma, considera que habrá más posibilidades de que en comunidades uniprovinciales como Madrid se apliquen criterios de especialización y se concentren en una sede juzgados de una materia concreta, mientras que en otras con mayor dispersión, como es el caso de Castilla y León, se aplicarán criterios provinciales. Sin embargo, ha añadido que “no tiene sentido” que se establezca por Ley, sino que serán los tribunales superiores y las comunidades las que lo determinen, ya que existen variables cambiantes.

Aunque inicialmente esta propuesta es por la que abogan los expertos, el ministro se ha mostrado “casi convencido”, de ahí que haya defendido en este foro con “entusiasmo” un modelo capaz de adaptarse que considera que proporciona agilidad, movilidad funcionarial y de titulares de juzgados entre sedes y no mecanismos rígidos como la creación de juzgados.

Fuente: Noticias Juridicas