Imagen

Con esta Ley se ha  introducido la figura del mediador en los conflictos del ámbito civil y mercantil. El objetivo es que un ciudadano no tenga que acudir a los tribunales, que el mediador pueda acercar posturas entre las dos partes, y de esa manera, el legislador lo que pretende es descargar de asuntos los juzgados y tribunales españoles.

El mediador, de forma imparcial, busca facilitar la comunicación para que las partes, por sí mismas, sean capaces de resolver un conflicto sin tener que acudir a la tutela judicial. A diferencia del arbitraje, el mediador no tiene capacidad para decidir sobre el acuerdo que alcancen las partes. Su única función es la de aconsejar a los implicados para que sean ellos los que se pongan de acuerdo.

Los acuerdos que se alcancen con ayuda del mediador serán vinculantes. Las partes implicadas estarán obligadas a cumplirlos. La vicepresidenta del Gobierno señaló en su momento que “tendrán fuerza ejecutiva si se hace escritura pública”. Esto quiere decir que el acuerdo tendrá la misma autoridad que la sentencia de un juez.

Con esta Ley se ha introducido la figura del mediador en los conflictos del ámbito civil y mercantil. El objetivo es que un ciudadano no tenga que acudir a los tribunales, que el mediador pueda acercar posturas entre las dos partes, y de esa manera, el legislador lo que pretende es descargar de asuntos los juzgados y tribunales españoles.

El mediador, de forma imparcial, busca facilitar la comunicación para que las partes, por sí mismas, sean capaces de resolver un conflicto sin tener que acudir a la tutela judicial. A diferencia del arbitraje, el mediador no tiene capacidad para decidir sobre el acuerdo que alcancen las partes. Su única función es la de aconsejar a los implicados para que sean ellos los que se pongan de acuerdo.

Los acuerdos que se alcancen con ayuda del mediador serán vinculantes. Las partes implicadas estarán obligadas a cumplirlos. La vicepresidenta del Gobierno señaló en su momento que “tendrán fuerza ejecutiva si se hace escritura pública”. Esto quiere decir que el acuerdo tendrá la misma autoridad que la sentencia de un juez.

Fernández López Abogados está acreditado, mediante su letrada Doña Mª del Carmen Fernández López, por la A.E.P.J.M.A como mediadora en conflictos del Orden Civil, mercantil o de Familia, ofreciendo a sus clientes una mediación de calidad con acuerdos efectivos y convenientes para ambas partes.