Con este nuevo servicio telemático, válido para las inscripciones realizadas desde 1950, se evitan desplazamientos a los ciudadanos y la intervención del funcionario, lo que permite reducir la carga actual de expedición de certificados en los Registros Civiles. Al año se solicitan más de dos millones de certificados de nacimiento y matrimonio.

Hasta ahora, el ciudadano sólo podía solicitar estos certificados por tres vías: de forma presencial, por correo ordinario o a través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia. Una vez localizada la inscripción e impreso el certificado, se le envía al interesado por correo postal, o se solicita su presencia para comprobar su identidad antes de hacerle entrega del mismo.

Para hacer realidad este nuevo servicio informático, primero se han tenido que digitalizar más de 120.000 tomos y 70 millones de páginas en las que consta la vida civil de todos los españoles a partir del año 1950. Esto ha supuesto una inversión cercana a los 90 millones de euros. Después, ha habido que procesar todos esos datos y confeccionar los programas informáticos para el tratamiento automatizando de los mismos.

La transformación del Registro Civil para convertirlo en un servicio público moderno y tecnológicamente avanzado es una de las prioridades del Ministerio de Justicia. Gracias a este esfuerzo tecnológico y presupuestario, el pasado día 19 de enero se puso en marcha también un servicio electrónico de estas mismas características para obtener los certificados de antecedentes penales, actos de última voluntad y contratos de seguro de cobertura de fallecimiento, a través de Internet y en un tiempo máximo de tres días. Desde entonces, se han expedido más de 345.000 certificados electrónicos, a los que habrá que sumar los que se expidan de nacimiento y matrimonio a partir de ahora.