En la época veraniega, son muchas las personas que buscan un lugar de playa, montaña o puramente rural para descansar unos días del largo año de crisis que vivimos. Así las cosas, los propietarios de casas, apartamentos etc… aprovechan la ocasión para hacer su particular ( y nunca mejor dicho) agosto. Me atrevo a daros unos consejos desde mi balcón internauta, para que no os “tomen el pelo” a la hora de alquilar en tiempo estival.

Debemos tener presente que, en muchas ocasiones, estos alquileres que se hacen por Internet son en ocasiones nidos de fraude, ya que es posible que nos encontremos con la desagradable sorpresa de vernos con otra familia en la misma casa y que el propietario no aparezca por ningún sitio. Por ello es recomendable que antes de realizar una operación como esta, estemos seguros que la página a la que accedemos es fiable. Tenemos que tener en cuenta varias cosas: 1) Que aunque sea por pocos días, tengamos algún tipo de referencia sobre el lugar donde vamos ( por amigos familiares) 2) Comprobar que el precio, es el adecuado( por comparativa) en la zona. 3) que cuando firmamos el contrato, éste sea conforme a las especificaciones publicadas. 4) Nunca hagamos una transferencia sin haber tenido constancia de la real existencia de la vivienda ( si si, esto suele ocurrir). 5) y sobre todo, tener cuidado con las agencias de intermediación.

En relación a este ultimo punto señalar que dichas agencias en muchas ocasiones, más de las deseadas, no son tales agencias, sino amigos o familiares que aprovechan la ocasión para incrementar el precio del alquiler cobrando una comisión.

Os dejo la puerta abierta para que preguntéis lo que queráis, o bien para que nos contéis experiencias que nos sirvan de referencia-advertencia sobre el tema.