Comenzando con un hilo de post relativos al mundo del derecho inmobiliario, y con la esperanza de que os pueda servir de algo o resolver dudas sobre qué hacer si te devuelven un pagaré, vamos a introducirnos en el maravilloso mundo del pagaré, el cheque y la letra de cambio. ¿por qué este tema? Os lo explico, ayer hablando con un cliente ( empresario de la construcción) me comentaba que no había podido endosar un pagaré a un proveedor, porque el pagaré era “no a la orden” y para más problemas, estaba cruzado. Después de una conversación agitada por el enfado que tenía este Sr. y tras dejar a un lado su orgullo de “empresario de más de 20 años en este mundo” se atrevió a preguntarme lo siguiente ” bueno Domingo y ¿que significa todo esto?¿ por´qué no puedo endosarlo?. Pues bien por esa razón y dado que el pagaré “esta de moda” por sus continuas devoluciones, me lanzo a la piscina para aquellos que no se atreven a preguntar este tipo de cosas.

Es común en el mundo de la construcción y en el inmobiliario en general, que los pagos por certificaciones obras, pagos a profesionales ( arquitectos, aparejadores etc..) e incluso las cantidades a cuenta que se entregan por parte de los compradores de las viviendas a los promotores, se hagan por este tipo de papel. ¿ que es un pagaré? ¿ en qué se diferencia de la letra de cambio y el cheque?

El pagaré es un documento que consiste en la promesa pura y simple de pagar una determinada cantidad de dinero a su legítimo tenedor ( acreedor) en el futuro. Así pues la principal diferencia con respecto del cheque es que en el caso del pagaré en el momento de su emisión queda determinada la fecha a partir de la cual se podrá hacer efectivo su cobro, siendo el cheque, de cobro inmediato.
Tipos de pagarés:

En ocasiones habréis escuchado a algún amigo decir que ” me pagaron con un pagaré a la orden y se lo endosé a….” algunos seguramente os habréis quedado con cara de poker y pensando que os habla en chino, pues bien, el pagaré tiene varias formas de emitirlo, a saber:

1) A la orden: En este caso se designa un titular del derecho de crédito, que podrá transmitir por endoso dicho pagaré para a su vez abonarle, por ejemplo, los servicios prestados por un tercero.

2) Nominativos a la orden o no a la orden: Operan igual que el anterior con la excepción que en el caso de no a la orden, el pagaré no puede ser endosado a un tercero.

3) Sin vencimiento: Estos operan como un cheque, es decir, pueden ser cobrados desde el mismo día de la emisión del pagaré.
4) Para abonar en cuenta, incluyen una cláusula en su anverso donde se indica que para su cobro se deberán abonar en cuenta.

5)Cruzados, presentan dos líneas paralelas en el anverso.En este caso el pagaré tan sólo podrá ser cobrado por el legítimo tenedor mediante abono en cuenta, sólo en el caso de que sea cliente de la entidad librada, podrá cobrarlo por ventanilla.
a) Cruzado general, entre las dos líneas no se especifica el nombre de ninguna entidad financiera por lo que podrá ser cobrado mediante abono en cuenta en cualquier entidad bancaria.

b) Cruzado especial, en este caso entre ambas barras aparece la identificación de una entidad financiera de tal modo que el pagaré deberá ser cobrado mediante abono en una cuenta de dicha entidad.

Con esta introducción espero que os haya resuelto algo. En breve os pondré al día sobre como poder reclamar en caso de impago de pagarés.